Renovab 100%

El sistema energético convencional, caracterizado por la quema y agotamiento de los recursos naturales del planeta, ha conducido a múltiples crisis existenciales y convergentes; en especial al cambio climático, la contaminación del aire y del agua, la destrucción de los océanos, la amenaza de la extinción masiva, la escasez de agua y alimentos, la pobreza, los problemas asociados a las radiaciones nucleares, la proliferación de armas nucleares, la disminución de las reservas de combustibles fósiles, y las tensiones geopolíticas. Sin embargo, los problemas de seguridad energética y cambio climático del planeta no los ha generado la energía, sino más bien el carburante que utilizamos. Afortunadamente, las energías renovables son limpias, abundantes, y con la excepción de la biomasa, gratuitas y requieren menor cantidad de agua que las energías no renovables. Pese a esta lógica simple, por el momento las medidas tomadas por la mayoría de la humanidad no son ni de lejos proporcionales a la gravedad del problema. Una robusta campaña mundial que abogue por energías 100% renovables resulta clave para romper esta inercia.